Treinta años: miles de nosotras. #NiUnaMenos

Escribe Raquel Vivanco.

Desde hace treinta años miles de mujeres en todo el país nos organizamos para participar del Encuentro Nacional de Mujeres. Misiones, San Juan, Salta, fueron algunas de las últimas sedes en las que nos encontramos para debatir, intercambiar y compartir experiencias diversas que dan cuenta del accionar cotidiano que llevamos adelante en la defensa de nuestros derechos.

Como una caja de resonancia de los reclamos del movimiento de mujeres, los Encuentros potencian nuestras voces y nos permiten visibilizar las demandas de todas; contribuyeron desde el inicio al debate para la aprobación de leyes, que luego de la recuperación de la democracia, vinieron a reconocer derechos fundamentales, como la ley de divorcio vincular y la ley de cupo, entre las principales; luego, y en la actualidad, mantienen viva la exigencia de la aplicación de otras que se sancionaron en los últimos años y deben garantizar nuestro derecho a vivir una vida libre de violencia. Año tras año, desde su creación, los Encuentros sostienen en alto la bandera por la legalización del aborto, principal deuda de la democracia con las mujeres.

mujerbonita

Cada una de las provincias por donde pasa el Encuentro tiene un escenario particular y hace que los debates en torno a los derechos de las mujeres se enriquezcan y amplíen. Así fue que en el 2013 en San Juan, denunciamos a la multinacional Barrick Gold por la utilización de cianuro en la explotación minera y las terribles consecuencias que ello trae para la salud de la población en general y el impacto diferenciado que tiene sobre la vida y la salud de las mujeres en particular, ya que somos nosotras quienes proveemos de cuidado a nuestras familias y ponemos el cuerpo en la defensa de los recursos naturales para beneficio del conjunto de la sociedad.

A 30 años del primer Encuentro Nacional de Mujeres, realizado en la Ciudad de Buenos Aires en mayo de 1986, y a pocos meses de la masiva movilización #NiUnaMenos, más de 65.000 mujeres nos reunimos en la provincia que cuenta con el mayor número de femicidios del país, Buenos Aires. La cita fue en la ciudad de Mar del Plata, uno de los principales destinos de las redes de trata para la explotación sexual de las mujeres en Argentina. Durante nuestra participación en el Encuentro tres nuevos femicidios se dieron a conocer en la ciudad no tan feliz y otros seis asesinatos de mujeres perpetrados por hombres de su círculo íntimo sucedieron en distintas provincias de nuestro país.

 La vigencia de los Encuentros

Pasaron tres décadas desde el primer Encuentro, y a pesar de haber avanzado en el transcurso de estos años en el reconocimiento de muchos de nuestros derechos, las mujeres seguimos sufriendo múltiples formas de discriminación y violencia por el sólo hecho de serlo.

12143176_10207823088716004_5164881329537413828_n

La realidad nos dice que:

– Cada 30 hs la violencia machista se cobra la vida de una de nosotras y los abortos clandestinos son la principal causa de mortalidad de mujeres gestantes desde hace veinte años.

– El piso mínimo del 30% de participación de mujeres en la conformación de las listas para los cargos electivos, establecido por la ley de cupo, se convirtió en un techo para la representación de las mujeres en la política Argentina. Somos más del 50% de la población, no hay democracia real sin paridad en los lugares de decisión.

– En relación a nuestra situación laboral observamos que sigue siendo muy desigual, las mujeres ganamos en promedio un 36% menos que los varones, siendo las más jóvenes quienes se encuentran más precarizadas y con mayores dificultades para conseguir trabajo; la pobreza, los embarazos adolescentes y la falta de estudios son las principales causas.

– La falta de reconocimiento y valoración del trabajo de cuidado que llevamos adelante en nuestros hogares sigue siendo uno de los principales obstáculos a remover para profundizar el necesario cambio cultural que demanda nuestro tiempo.

Cada una de estas problemáticas, y muchas otras, fueron parte de la discusión y el intercambio en los más de 60 talleres temáticos desarrollados durante el Encuentro Nacional de Mujeres. Algunas más urgentes que otras pero todas igual de importantes; las que se hicieron presentes en la gran movilización que inundó como un mar de mujeres las calles marplatenses haciendo visible que las mujeres estamos de pié y somos protagonistas necesarias para la transformación de nuestra sociedad en un sentido de equidad y justicia. En la cabecera de la marcha podía leerse, sin Emergencia Nacional no hay #NiUnaMenos.

12140924_866817333431520_215874734361053928_o

Ni la terrible represión de la policía bonaerense a las organizaciones que fueron a manifestarse a la Catedral, primera en la historia de los encuentros de mujeres, ni la invisibilización de los medios de comunicación lograron opacar el reclamo justo de las mujeres.

Este encuentro fue el primero para muchas mujeres que salieron a la calle a manifestarse por primera vez el 3 de junio. Sin dudas, la consigna #NiUnaMenos se hizo presente de manera particular, y nos convocó a debatir como seguimos luego de que la sociedad entera se movilizara para exigir el cese de la violencia contra las mujeres.

Raquel Vivanco es Coordinadora Nacional del Movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana – MuMaLá