Una visita a la tierra mapuche

Crónica de un viaje rigurosamente vigilado

Escribe, Emiliano Montini*

 

 

El pasado jueves 12 de octubre llegamos a la ciudad de Esquel una delegación de 10 diputados (Victoria Donda, Oscar Martínez, Santiago Igon, Walter Santillán, Silvia Renee Horne, Horacio Alonso, Nathalia González, Daniel Lipovetzky, Facundo Moyano y Juan Carlos Giordano) y asesores dispuestos a ejecutar un mandato discutido en el seno de la comisión de derechos humanos de la cámara de diputados de la nación. Llegamos a una ciudad preciosa, rodeada y custodiada por montañas eternas, más altas algunas y más bajas otras, más secas unas y más nevadas otras, que hacían del paisaje un lugar tranquilizador a los ojos.

Pero estar ahí hacía que esa vista se transformara rápidamente.

La primera etapa de la visita fue concurrir a la Unidad Penitenciaria Federal N°14, en donde se encuentra alojado hace unos meses el Lonko Facundo Jones Huala, a la espera del desarrollo del juicio de extradición que lo tiene como acusado.

Llamó gratamente la atención encontrarnos con una persona digna y orgullosa de su historia ancestral mapuche, llevando con mucho orgullo la vestimenta que lo identifica como autoridad de su comunidad, la cual lo ha convertido en su autoridad.  Muy amablemente el Lonko nos explicó a todos los presentes el significado de ciertas palabras que identifican la cultura Mapuche….que significa PU…..porque LOF, pero fundamentalmente las razones de su lucha de reivindicación de los derechos ancestrales del pueblo mapuche, habitantes del suelo patagónico mucho antes que las conquistas del desierto produjeran uno de los mayores genocidios en nuestro mundo.

Una actitud de bienvenida desde el principio.  Una sonrisa casi permanente, una predisposición a dialogar, conversar, comunicar lo que estaba pasando, y la historia vivida por su gente. Da placer escuchar al Lonko desarrollar sus posturas políticas, filosóficas y de vida; siendo el pueblo Mapuche una cultura de gran apego al desarrollo oral de la misma, a poco de escucharlo, nos queda claro porque Facundo ha sido elegido su jefe o máxima autoridad.

Luego de escuchar muy interesados las palabras de Facundo, la mayoría de los presente nos mostramos ávidos por conocer el motivo por el cual se encontraba detenido, siendo que había sido liberado hace poco tiempo, y porque razón Chile solicitaba su extradición. En ese sentido nos explicó los motivos (bastante dudosos por cierto) que habían originado su nueva detención y porque razones lo requería Chile (esgrimiendo razones más dudosas aun).

Además nos contó que su situación judicial es complicada, puesto que resulta acusado de diversos delitos en Chile, pero que a contrario de lo que dicen los medios, resultan delitos menores, y de los que no ha participado. En la actualidad se encuentra en pleno trámite un Recurso  de Casación ante la Cámara Federal de Casación Penal con sede en BS.As., la cual deberá resolver el pedido de excarcelación efectuado por su defensa técnica.

También nos contó los pormenores de las tareas de inteligencia que sufriera de ambos lados de la cordillera, recordando que su detención se encontraba fundada a partir del testimonio de un integrante de su comunidad, extraído a través de tortura y apremios ilegales, circunstancias que derivaron en la declaración de nulidad de todo lo actuado, dictada oportunamente por el Juez Guido Otranto.

Dejando de lado el plano judicial, afirmó el Lonko que el pueblo mapuche reconoce que el gran problema que derivó en su detención, la persecución a sus hermanos, las constantes desapariciones forzadas –entre ellas las de Santiago Maldonado- resulta el de la recuperación de las tierras que otrora desarrollaran sus ancestros,  lo que permitiría la reconstrucción de la nación mapuche , y el desarrollo de su cultura como un ejercicio y no como un folklore , circunstancias repetidas en varios pasajes de la charla.  Y varias veces más nos hizo saber que su comunidad ni el pueblo mapuche poseen problema alguno contra el Estado Argentino como tal, sino más bien, su lucha se centra en contra de los privados ( las empresas de Benetton y Joe Lewis, entre otras, por ejemplo) y las instituciones del Estado que les permiten depredar, hostigar y seguir saqueando a su pueblo, impidiendo que su comunidad se desarrolle de acuerdo a sus pautas propias de convivencia.

Así se fue consumiendo la tarde, entre anécdotas, mates y posiciones políticas y judiciales.

Obviamente el tema de la desaparición forzada de Santiago Maldonado no estuvo ajeno a la charla, enumerando las graves condiciones y agresiones que deben enfrentar sus hermanos en lucha en forma diaria, y el temor que poseen quienes aún, por diferentes razones, no han prestado declaración testimonial

Llegado el momento de la despedida (luego de que todo el grupo esquivara en varias oportunidades los reclamos del personal del Servicio Penitenciario apostado tras la puerta), nos dimos un abrazo muy fuerte con Facundo. Ya en la puerta de calle, y luego de emprender la caminata hacia el lugar donde se llevaría a cabo la reunión de la Comisión de DDHH, quienes hoy escribimos estas líneas, nos fuimos pensando en la integridad moral y política de esa persona que acabábamos de saludar, y en como su figura despierta una ascendencia muy fuerte alrededor de su pueblo, el cual se encuentra conmovido por su detención y su hipotética extradición.

Y antes de seguir con el relato, créanme los que leen estas lineas, que don Facundo (valga paradoja) lejos está de representar el temible jefe de un malón de mapuches dispuestos a perseguir y atacar gringos. Tampoco tiene relación con la denostada R.A.M.  Tan solo es un argentino, uno mas, pero que en su corazón late sangre ancestral mapuche, encontrando en ello el fundamento para alzarse contra la opresión que vive su pueblo.

Mientras caminábamos, ambos coincidimos en la grata impresión que el Lonko nos había dejado, pero sobre todas las cosas, nos reconfortó sabernos con la dicha de haber conocido a una persona que en el futuro seguramente será el faro entre tanta oscuridad para su pueblo.

Y mientras hablamos de ello, como asi también de la mejor forma de llevar a cabo la reunión de la comisión de DDHH que se avecinaba, advertimos (sin mucho esfuerzo debemos reconocerlo) como una camioneta nos acompañaba durante las 12 cuadras de caminata, logrando increíblemente aparecer en escena en cada esquina y dándonos el paso una y otra vez. Lástima que no pudimos agradecerle la gentileza de cuidarnos las espaldas a nosotros y a los diputados y diputadas que caminaban a nuestro lado; para la próxima les recomendamos que sean un poco más precavidos, no sea cosa que nos demos cuenta de nuevo.

Al llegar a la sede del sindicato municipal –SOEME-donde se llevaría a cabo la reunión (a donde debimos recurrir luego de que nos negaran el Centro Cultural Municipal Melipal, invocando razones, por lo menos, sorprendentes) , nos encontramos ante un lugar colmado de vecinos, organizaciones sociales, políticas, periodistas, todo ello enmarcado en un ordenado lugar especialmente decorado para la ocasión por los trabajadores de la casa , demostrando, una vez más, que son los trabajadores y trabajadoras quienes tienen más conciencia de las necesidades de la realidad social y política que algunos  burócratas a cargo de las instituciones estatales.

Con tan solo cruzar la puerta de entrada podíamos advertir un cierto nerviosismo en el ambiente, pero mezclado con la sensación de que estaba por producirse algo novedoso y muy importante en la zona. Era un clima de desahogo,  de escucha, de “al fin vienen a escuchar en forma directa lo que nos pasa minuto a minuto”.

Fue una reunión extensa de  19 a 23 horas. Como organizadores tuvimos como pauta principal poder escuchar a todos los que quisieran hablar, sin restricciones de ninguna índole.

Es así que todos pudieron exponer lo que sucede día a día en dicha ciudad y en los alrededores, y de forma se violan los DDHH de los actores de un conflicto muy antiguo; así pudimos escuchar a los representantes de Pu Lof en Resistencia de Cushamen, Vuelta al Rio, Nahuel Pan y tantas otras, como así también los profesionales que intervienen en los procesos judiciales en trámite ante la desaparición forzada de Santiago Maldonado, entre ellos los Dres. Verónica Heredia, Federico Efron (Cels), Julio Saquero (APDH), Margarita Jarque (Comision provincial por la Memoria), pasando por trabajadores de Prensa de Esquel perseguidos por sus investigaciones, como así también un testimonio muy sentido y rico brindado por una amiga de Santiago.

Palabras aparte merecen los testimonios de Fernando Jones Huala, Soraya Maicoño y Andrea Millañanco, de Pu Lof en Resistencia. Contundentes, precisos, y directos al corazón de la desinformación que los medios hegemónicos de Buenos Aires nos quieren imponer.

Luego de que hablaran todos, fueron tomando la palabra los diputados y diputadas presentes, quienes mostraron su compromiso de cara a lo que viene.

 

Estar en Esquel y escuchar de primera mano los testimonios de los perseguidos  pone  de relieve  la situación cotidiana de una pequeña ciudad invadida por fuerzas de seguridad nacionales,  no solamente por ser sede histórica de una base militar de nuestras fuerzas armadas , sino por estar con “visitas” permanentes de gendarmes de todo el país.

La reunión fue muy intensa, pero al final, nos quedamos tranquilos por haber hecho lo que correspondía hacer. Escuchar y poner a disposición. Esperemos que el Poder Legislativo está a la altura de las circunstancias de acá al futuro.

Terminada la reunión, corrimos al encuentro de comida y alguna que otra bebida, y vaya casualidad, a poco de llegar al lugar elegido, el mismo se llenó (literalmente) de personal de las fuerzas de seguridad con ropas de civil, quienes ávidos por nuestra presencia, se tomaban selfies con sus celulares pero apuntando a nuestra mesa y nos acompañaban afuera si es salíamos a fumar , o al baño si es que la cerveza comenzaba a exigirnos. Al parecer en la Patagonia hay que apuntar la cámara de fotos al comensal de al lado para poder salir en las fotos que a fin de año determinan los ascensos que dan los jefes.

Más allá de los comentarios jocosos sobre una situación grave (no es para nada alegre que te siga un auto ni que el bar se llene de oficiales de civil), nos sirvió a los presentes para darnos cuenta del clima en que viven todos quienes defienden sus derechos sociales, preexistentes, políticos, etc.

Finalmente el viernes llegó la esperada reunión con el nuevo juez que sigue la causa del habeas Corpus por Santiago Maldonado. Pasadas las 10 hs nos presentamos un gran grupo de Diputados y Diputadas, asesores y asesoras, militantes y algún que otro periodista escurridizo que logró colarse en el convite.

Si bien en un principio la reunión se dio a la vista de la prensa, por razones obvias, luego transcurrió en un ámbito de mayor privacidad entre el Dr. Lleral y sus empleados, los diputados y algún que otro asesor.

Si bien la reunión transcurrió según los carriles esperados (cordialidad y mesura en las palabras de parte del magistrado) a todos nos quedó claro que la única hipótesis en la causa de Habeas Corpus que lleva dicho juez, sigue siendo que Santiago Maldonado desapareció forzosamente mientras la Gendarmería llevaba adelante una feroz represión dentro de Pu Lof en Resistencia de Cusmashen.

Más allá de ello, también advertimos con cierta tranquilidad que el Dr. Lleral haya puesto punto final al acceso al expediente al personal de Gendarmería, lo que en forma inexplicable había habilitado el depuesto Juez Otranto.

En definitiva, hoy el juez cuenta con cierto aval de todos los actores que intervienen en la búsqueda de Santiago, y el poder legislativo pareciera no ser la excepción; esperamos que el nuevo Juez este a la altura de la circunstancias. Así lo exigimos.

En fin, hasta aquí ha llegado nuestra humilde reseña del viaje de la Comision de DDHH de la Nación a la Ciudad de Esquel…..las peripecias que vivimos para volver a Bs.As. los contaremos en otro capítulo.

Lo que no queremos contar en otros capítulos es como el pueblo mapuche sigue siendo perseguido, humillado y atacado ni por el Estado, ni por grupos parapoliciales al servicio de los poderosos ni por la policía, ni por nadie. Solo quieren que se cumpla la Constitución Nacional y se les reconozca su derecho al territorio que sus ancestros trabajaron por años y años.

Tampoco queremos más capítulos en donde desparezcan más Santiago Maldonado, de quien exigimos su aparición con vida en forma inmediata y cárcel a los culpables.

Ojala, nunca más tengamos que viajar a Esquel ni al Bolson ni a ningún otro lugar a hablar de violaciones sistemáticas a los DDHH de ninguna persona. Pero la realidad no parece muy alentadora que digamos., Aun si, nosotros seguimos diciendo Nunca Mas.

 

Emiliano Montini* abogado, asesor del bloque Libres del sur