“Los 7 Locos” Puntos de la Reforma del Sr. M.

“Los 7 Locos”[1] Puntos de la Reforma del Sr. M. Defendamos Nuestra Ley Nacional de Salud Mental.

Escribe Lic. Daniela Gasparini*

La Ley Nacional 26.657 de Salud Mental (LNSM) fue aprobada por unanimidad en el año 2010, y respaldada por todxs lxs que estamos comprometidxs con la Salud Publica y Mental. Es con claridad, una ley que logró ser inclusiva y garante de derechos humanos, y traspasar las fronteras nacionales para ser ejemplo mundial. Tan sólo 7 años después, un grupo muy corporativo, digo cooperativo del Ministerio de Salud, redacta una reforma, pudiendo notarse una conducta tendiente a un deseo obsesivo por enterrar todo lo que nuestro país ha logrado conquistar. Cambiemos no había hablado de la Salud Mental de nuestro país hasta el momento como una deuda que preexiste a esta gestión. No obstante no olvidamos los precedentes del Sr. M. en la cuidad de Bs. As. cuando reprimió a personas en el Hospital Borda queriendo avanzar con una topadora sobre la institución. Para hablar de salud hay manteca para tirar al techo, y de repente, un deseo incontrolable de procedencia desconocida, se ha apoderado de sus mentes y de pronto: la Reforma. Mira que había como mejorar la cosa, presupuesto por ejemplo, pero no, decidieron que estaba bueno dar vuelta la página, y mejor que el dinero entre, y no que salga, porque restituir derechos para los usuarios de la salud mental es un presupuesto de locxs! Aca van algunas “locuras” de la Reforma del Sr. M. que tapan el síntoma, beneficia a unos pocxs, no construye salud y debilita los derechos humanos:

1)Según la LNSM actual, se entiende a la Salud Mental como “un proceso determinado por componentes históricos, socio-económicos, culturales, biológicos, psicológ icos, cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los DDHH y sociales de toda persona”.

 

Pensar esta definición permite visualizar un variado abanico de disciplinas dispuestas a construir el problema (problematizar) y de esta manera contribuir a la elaboración colectiva de las soluciones más adecuadas para generar Salud. Esto es Interdisciplina. Pero parece que con la Reforma, se viene la reedición del MODELO MÉDICO-PSIQUIATRA ( un modelo médico hegemónico basado básicamente en el médico, donde es básicamente el médico  el que todo lo sabe, y por lo cual básicamente es el medico el que decide, entonces el médico, que básicamente, medica, será quien resuelva el problema con medicina, y por lo tanto, casualmente reactiva “la cura” con métodos más rápidos y efectivos a la hora de intervenir los síntomas, en vez de trabajarlos,  como la medicación psiquiátrica, lo que casualmente beneficia a los laboratorios). El poder redireccionado al médico puede tener graves consecuencias sobre los usuarixs que sufren, que es la sobremedicalización de lxs cuerpos, algo muy conocido y sumamente nocivo e incluso destructor de personas.

2) Hablando de drogas, pasemos a ver que pasaría con las personas con consumo problemático…

 La Reforma planteada dice: “El tratamiento de las personas con trastornos mentales y del comportamiento cuyo origen estuviera asociado al consumo de sustancias, deberá ser abordado teniendo en cuenta la singularidad de cada persona y el momento o la etapa del consumo. Dichos tratamientos deben realizarse en sectores especializados, los que físicamente podrán situarse en hospitales e instituciones de internación especializadas, en el tratamiento de dicha la problemática, ya sea por uso, abuso o adicción; en comunidades terapéuticas abiertas o cerradas”;

Si algunas vez pasaste por alguno de estos lugares que mencionan, no los verías tan amigables, el problema no es la institución, sino lo que genera la misma. Cuando se menciona “el tratamiento” exclusivo, permítanme sentir algún grado de paranoia, porque no creo que se base en el respeto por la subjetividad de cada persona… más bien pareciera ser un “tratamiento” por fuera del campo de la salud mental, situación de mínima inquietante.

3) Según plantea la Reforma:  “Entiéndase por padecimiento mental a todo tipo de trastorno mental o del comportamiento que se encuentre descripto o sea objeto de atención en el Capitulo V de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS, CIE-10º Revisión) y las sucesivas versiones de dicha clasificación” .      “Para determinar el diagnostico deberá ajustarse a las normas aceptadas internacionalmente y basada en evidencia científica”.

Si lees estos puntos rápido, no parece tan grave no? Bueno en realidad lo es.

El Sr. M. y su equipo, intentan modificar la concepción de la salud mental, sustituyendo el concepto de “padecimiento psíquico” por “trastorno mental”, en conceptualizacion Psi sería un debate profundo, pero si nos basamos en el sentido común, podría reducirse a la diferencia entre “quien está padeciendo/sufriendo” o “quien está trastornadx”.

Parece que con la Reforma, se intentara reducir a todas las personas a una sola: PERSONA ENFERMX.  Y no solo eso, es como si desapareciera el sujetx, o lxs sujetxs, una reducción objetivizante (de sujetx a objetx). Objetos de investigación, de tratamientos específicos, cuerpos que funcionan como máquinas, que no producen pensamientos ni elaboran emociones, simplemente responden mecánicamente y sobreviven. Que los “reformados” diagnósticos, sean basados en  “evidencia científica”, sin aclarar a qué se refiere específicamente, es de mínima preocupante, no saber lo que se viene, la incertidumbre de cual será el modelo Psi reinante en nuestro país y a que intereses responde, genera  angustia.

4) “Muy despacito… sobre el abismo… volaré. Abajo el sol, abajo el sol….”

 Reforma del Sr. M: “Las normas de internación o tratamiento que regulan el aislamiento de las personas con trastornos mentales o del comportamiento, deben ser concebidas como un recurso terapéutico, adecuado a determinadas situaciones o condiciones del proceso salud-enfermedad y que posee características restrictivas variables para salvaguardar la salud e integridad personal de los sujetos, cuya patología se encuadra en la clasificación de trastornos tipificados por la OMS en el capitulo V “Trastornos Mentales y del Comportamiento”.“ La indicación de internación o tratamiento que motive el aislamiento de las personas con trastornos mentales y/o del comportamiento, ya sea restringiendo visitas, llamados, correspondencia o cualquier otro contacto con el exterior, debe ser excepcional, sujeta a las reglas del arte médico, siguiendo pautas y criterios internacionales, limitándose a situaciones de crisis y fundada en la evaluación previa del equipo tratante.”

Antes de la LNSN del 2010, se corroboraba que la mayoría de las personas que estaban internadas, lo estaban más por problemas socio-económicos que por sus propios padecimientos, lo cual debería tener otro abordaje con el fin de garantizar los derechos básicos de toda persona, y no terminar por sucumbir su vida por falta de políticas de Estado. Por tanto la idea vanguardista de DESMANICOMIALIZACIÓN por los derechos humanos empezaba a caminarse.

La Reforma rompe con la idea desmanicomializadora, e intenta volver a la LOGICA MANICOMIAL, la denominación “hospitales especializados en psiquiatría y Salud mental” igual a Manicomios, “loqueros” (las condiciones de trato vuelven a cualquier sujeto de derechos en objeto sin derechos, la persona empieza a ver debilitada su identidad, aunque hable no es escuchadx, aunque llore no es mirado, aunque sienta o piense, no es dignificadx); el tratamiento es el manicomio, se sustrae todo indicio de empoderamiento, no es mas que un locx. Vuelve a pesar la etiqueta , cuando la LNSM lo que expresa es que la internación debe ser el último recurso.

5) También cambia el término “usuario” por el de “paciente”, de esta manera la persona no sólo será pasiva sino también portará una etiqueta que aun el día de hoy cuesta eliminar completamente; esta mutación no sólo que no ayuda, sino que es un grave retroceso en el campo de los derechos humanos.

En la lógica que venimos hablando en los puntos anteriores, en este punto se refuerza la idea del Sr. M., la idea es esta compulsión a la repetición, modelos que se repiten, como la vuelta del modelo neurobiológico, donde todo es producto del cuerpo. Como diría Ángel Barraco: “Se puede ver desde una perspectiva política: quieren borrar el atravesamiento del sujeto por las prácticas sociales. Ahora uno se enfermaría sólo por un proceso químico u orgánico, y nada tendría que ver la angustia por la desocupación, una pérdida, o sentirte ajeno del sistema donde vivís, con un Estado ausente, donde la solidaridad es sustituida por la competencia, y lo colectivo pierde protagonismo ante lo individual y lo emprendedor. Esta visión medicalizante que borra el contexto ya viene de la Dictadura, donde se produjo el desgarramiento de la trama social, y al mismo tiempo desaparecían más de 140 profesionales de la salud mental”.

6) Retorno de lo Reprimido. Vuelve el Estado a Tutelar legalmente, en detrimento del derecho a la defensa. Esto significa que la persona pierde su derecho  a decidir, pierde empoderamiento, se debilita, y esto podría significar un serio aplastamiento a su subjetividad, su autonomía, su libertad, tan necesarias como crucial para su salud integral. Algunxs pierden derechos mientras otrxs ganan poder: Antes de la LNSM un juez (que sabe de leyes pero no de salud mental) definía las internaciones, con la ley lo define un equipo interdisciplinario (en este sentido es que lxs profesionales de las disciplinas de la salud mental participan de los cargos de dirección, donde antes eso era exclusivo de la psiquiatra), este avance corre riesgo de extinción.

7) Por último, la LNSM creó el Órgano de Revisión en el ámbito del Ministerio Público de la Defensa, con el fin de garantizar los derechos de las personas que sufren vulnerabilidad psíquica. Este órgano entonces es el encargado de controlar la aplicación de la Ley, de informar, de requerir información, de promover y velar por los derechos y por supuesto de hacer recomendaciones a la Autoridad de Aplicación (Ministerio de Salud) Ahora, con la propuesta de reforma se invierte la cosa, quedando el Órgano de Revisión subsumido a las disposiciones de la autoridad de aplicación, por lo que no sólo se le quita competencia al Ministerio Público de la Defensa, sino que se le otorgaría el poder total a la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones, dependiente del gobierno nacional. Un detalle no menor es que, quienes están a la cabeza de la Dirección Nacional de Salud Mental, provienen del sector privado, quienes predican que es el momento de las “neurociencias”, o del modelo “cognitivo-conductual”, sin prejuicio de estas corrientes, que nada tienen que ver con el psicoanálisis, pero que están paradas en el modelo médico-psiquiatra.

En fin, como diría Sigmund Freud: “La función del Arte en la sociedad es edificar… Reconstruirnos cuando estamos en peligro de derrumbe”

* Lic. Daniela Gasparini,  Psicóloga-UBA-

 

[1] Los siete locos es una novela del escritor argentino Roberto Arlt editada en el mes de octubre de 1929. En la misma se desarrollan algunos de los problemas (Las cuestiones morales, la soledad, la angustia ante el sin sentido de la vida y la desolación de la muerte son temas recurrentes en la arquitectura metafísica de sus protagonistas) Es una obra de crítica social a la Argentina de los años veinte.