En el INTI no sobra nadie

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial, fue creado allá por Diciembre de 1957 (algunos sostienen por asesoramiento del economista Raúl Prebish), mediante el decreto- Ley N°17138, cuyos objetivos siguen siendo fortalecer  todas las áreas de la producción industrial, tanto en lo que se refiere a procesos como a materiales, promoviendo la innovación, la competitividad, a través de la investigación, la asistencia técnica, ensayos, análisis y calibraciones, la certificación de materiales y procesos, y la transferencia de conocimiento. Estos servicios tecnológico se proveen a empresas estatales y privadas, en particular PYMES y a la comunidad en general.

El organismo, único en su tipo en el país, llevo al Poder Ejecutivo Nacional a que en marzo del año 1972 mediante la Ley N°1951, lo constituyera como Instituto Nacional de Metrología.

Desde sus inicios hasta mediados de la década del  70 la institución fue creando una serie de Centros de Investigación y Desarrollo extendiendo su alcance a las innumerables áreas de la industria. Este crecimiento se frena a partir de la década del 70 con el gobierno militar y el comienzo de la destrucción del aparato productivo.

Como casi siempre, en nuestro país, el problema del financiamiento fue y es una traba para el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología Soberanas. Las primeras décadas de vida el INTI se financió, a partir de la Ley 22294, que aplicaba una tasa suplementaria del 0.25% sobre los  préstamos que otorgaban los bancos oficiales a las empresas.

Pero la Dictadura Militar con el claro objetivo de comenzar con la reconversión de la economía, de la mano de Martínez de Hoz, deroga la misma pasando el organismo a depender financieramente del Tesoro Nacional..

El INTI comienza a desfinanciarse, se congelan las vacantes y para subsistir se aumentan los aranceles que cobraba por los servicios tecnológicos.

Esta situación se agudiza a partir de 1989  con Domingo Felipe Cavallo, que fuertemente reduce su estructura presupuestaria y en el marco de la Ley de Reforma del Estado, la Convertibilidad y la desregulación de la importación de tecnología, le asesta un duro golpe a los recursos presupuestarios, lo que lleva a un mayor aumento de los aranceles en detrimento de los sectores industriales que utilizaban los servicios.

En esos años la reducción presupuestaria es tal, que con el 80% de los fondos sólo alcanzaban para el pago de los salarios.

La política de destrucción aceleraba su marcha, lo que provocó casi su desaparición.

Tal fue esta situación que a mediados de la década de los 90, las Comisiones de Ciencia, Técnica e Industria de la Cámara de Diputados,  citaron al INTI, para que informara qué era esa institución y para qué servía, y en función de esto, si se cerraba o no. Lamentable que legisladores del pueblo desconociesen la existencia y el rol del Instituto.

Tras un áspero debate el INTI pudo sobrevivir. Hay que destacar la participación en estos debates en las comisiones parlamentarias del Ateneo de Estudios Tecnológicos, grupo de reflexión independiente conformado por más de 300 integrantes del INTI.

A partir de la crisis del 2001, la institución abordó una nueva área, la de la economía social, la economía comunitaria, apoyando procesos de producción de la economía familiar, de las cooperativas de trabajo, del reciclado de la basura, etc., Colaboración que se efectuaba sin cobrar aranceles.

Desde el año 2005, comienzan una serie de conflictos gremiales, producto de las bajas remuneraciones, y de exigir el pase a planta permanente del personal contratado (con más de 5 años de contrato) que conformaban el 60% de la planta.

El conflicto se agrava hacia fines del 2011 con la falta de resolución de los reclamos, la quita de un plus anual y la reducción del 6.5% del salario (medidas aplicadas por el gobierno de Cristina Fernández a varios organismos del estado)

El escenario se agrava con la asunción del nuevo presidente del organismo, el Ing. Salvatierra, que plantea arancelar todos los servicios incluidos a los de la economía social.

La situación continúa por seis meses y provoca la salida del Ing. Salvatierra.

Los reclamos por la mejora salarial, el pase a planta permanente de los contratados y contra el desguace del INTI van a continuar y hacen eclosión en estos días con el despido de 258 trabajadores.

Hoy los integrantes del INTI, están resistiendo las medidas de achicamiento del estado,  del gobierno de Macri, mediante un acampe pacífico en el predio de la sede en Miguelete, San Martín. Acampe que comenzó el 27 de enero y que en el día de la fecha continúa, ante la falta de respuestas por parte de la Dirección del Instituto.

Al cierre de esta nota, por información de varios portales de noticias, se conoció que el Directorio del INTI habría contratado los servicios de una corporación internacional vasca, Fundación Tecnalia Research & Innovation, para iniciar un plan de reestructuración. Una de las finalidades de este plan es  quitarle al Instituto, el monopolio de los ensayos tecnológicos efectuados a los productos que pretenden ingresar al mercado argentino.

Solamente por el diseño de este plan, el estado pagó 290.000 euros. Hay que sumarle a esto el nombramiento de más de 90 asesores de la presidencia del Directorio, que nadie sabe quiénes son, ni que función cumplen.

En el INTI, no sobra nadie, en su gran mayoría son investigadores, científicos, profesionales, asistentes técnicos al servicio del desarrollo tecnológico.

Son miles las investigaciones, los aportes al desarrollo tecnológico, que van desde haber controlado las costuras de soldaduras del puente Zárate Brazo Largo, el control de los materiales con los que se construyó la presa de Salto Grande, pasando por la Certificación de los Surtidores de Combustibles, en certificar todos los productos que ingresan de las importaciones, en biotecnología, en nanotecnología, en informática, en la industria metalúrgica, en la agropecuaria, en la maderera, en la del caucho, etc. Todo esto desarrollado en los más de 50 centros distribuidos a lo largo y ancho de nuestro país.

En general, los que nos han gobernado estas últimas décadas siempre han mirado a los países del norte con admiración. Estas naciones dedican una parte sustancial de sus presupuestos al desarrollo de la ciencia y de la tecnología.

El estado de la Ciencia y la Técnica, y la importancia que le dan los gobiernos, indican hacia dónde va el desarrollo de una Nación.

Seguiremos defendiendo a las instituciones como el INTI.

 

 

Autor:

SERGIO “OSI” ZAMBONI

INNOBA – Investigación para una Nueva Buenos Aires

 

Fuentes:

Publicación “Saber cómo” 50° aniversario INTI (2007)

Almeida Gentile Patricio. 03/06/2015. “INTI – Instituto Nacional de Tecnología Industrial”. Observatorio Económico Social UNR. http://www.observatorio.unr.edu.ar/inti-instituto-nacional-de-tecnologia-industrial/

Página oficial INTI. http://www.inti.gob.ar/#conoces

Red Eco Alternativo. 20/04/2012. “INTI. Conflicto político” – Entrevista a Marcelo Isleño, delegado  paritario del INTI – Programa “Los locos de Buenos Aires – FM La Tribu –

Marcha. Junio 2015 – Entrevista a Giselle Santana, Secretaria Gremial ATE INTI. htpp://www.radiosur1027.org.ar/

Infonews. 24/05/2012. “Renunció el director del INTI, en medio del conflicto gremial”

La Nación. 27/03/2014. “Fuerte operativo policial y de gendarmería en una protesta en el INTI”