5 preguntas sobre el aborto: Romina Del Plá

1.- ¿POR QUÉ ES NECESARIO LEGALIZAR EL ABORTO?

La legalización del derecho al aborto es fundamental en dos aspectos: el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo, y terminar con las muertes maternas y las gravísimas consecuencias –en muchos casos irreparables-, que los abortos clandestinos producen en miles de mujeres, siendo especialmente afectadas las jóvenes y las mujeres trabajadoras y pobres.

La clandestinidad del aborto es un elemento fabuloso de disciplinamiento social sobre la mujer, que no sólo debe cargar con las dificultades del aborto, sino también con el peligro de ser criminalizada por ello.

Es fundamental ubicar que estamos discutiendo. No se trata de aborto si o aborto no. En Argentina el aborto existe, en forma clandestina. Lo que tenemos que resolver es como terminamos con los 500 mil abortos anuales en estas condiciones. Y también como se termina con las innumerables maniobras para no llevar a cabo los abortos no punibles que son los que en la actualidad son legales.

2.- ¿QUÉ OPINÁS SOBRE EL ARGUMENTO DE LOS GRUPOS QUE ESTÁN EN CONTRA DEL ABORTO QUE SE POSICIONAN COMO PRO VIDA?

Es falso que los que se oponen a legalizar el aborto estén a favor de la vida. En primer lugar, protegen y quieren perpetuar el aborto clandestino, principal causa de muerte de personas gestantes. En segundo lugar, es evidente que protegen el negocio de las clínicas privadas, y también la perpetuación de los abusos sobre niñas y jóvenes, abusos que se disimulan tras la obligación de llevar a término esos embarazos, condenando y condicionando de por vida a esas mujeres a ser víctimas toda la vida de esos abusos y sus consecuencias.

Todas las personas y las organizaciones que defendemos el derecho al aborto legal, seguro y gratuito somos defensores de la vida en todos sus términos: la vida de la mujer que debe someterse a un aborto, la de sus hijos que merecen seguir teniendo a su madre, el derecho a la maternidad que este régimen le niega también a miles de mujeres, el derecho a la vida plena sobre la base de poder decidir sobre nuestro cuerpo y nuestro destino.

No admitimos la hipocresía de los “defensores de la vida” que defienden el oscurantismo clerical y, por ejemplo, a los genocidas de la última dictadura.

3.- ¿QUÉ EFECTO CREES QUE PUEDA TENER EN LA SOCIEDAD LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO?

En primer lugar, quiero destacar que la legalización sería un enorme refuerzo al movimiento de lucha de la mujer y de conjunto del movimiento obrero y el movimiento popular que pelea por este reclamo y contra el plan de guerra de Macri y los gobernadores. Muchas de las mujeres trabajadoras que están enfrentando los despidos y el ajuste son las que han abrazado esta causa por el derecho al aborto legal, que lejos de contrariar la pelea en defensa del trabajo y los derechos laborales, significaría un nuevo aliento a la lucha que se libra en distintos lugares de trabajo contra las patronales y contra el gobierno.

El aborto legal es una causa de principal interés para la clase obrera, cuyas mujeres son las principales víctimas de la clandestinidad del aborto. Esta es una bandera de lucha contra un régimen basado en la opresión social y la opresión femenina. Es decir que sería un refuerzo a una lucha de conjunto, y que incluye de manera objetiva el problema de la separación de la Iglesia del Estado.

Los resultados serían sin dudas enormemente positivos. No sólo porque al legalizar el aborto, se puede llevar al mínimo el peligro de la mujer que aborta, sino porque al romper el tabú de la clandestinidad en relación al aborto, se puede avanzar en otros aspectos hoy también obstaculizados, como la educación sexual, y la entrega de anticoncepción gratuita.

En todos los países donde el aborto es legal, han disminuido también el número de los abortos que se practican, porque al despejarse la penalización y la persecución sobre los embarazos no deseados, también se abre la puerta para el acceso en muchas mejores condiciones a la información, a la educación sexual, y a la anticoncepción.

4.- ¿POR QUÉ PENSAS QUE EN LA GESTIÓN ANTERIOR NO SE TRATÓ EL PROYECTO DE LEGALIZACIÓN DEL ABORTO SIENDO QUE SE SANCIONARON DIVERSAS LEYES QUE RECONOCIERON DERECHOS A LAS MUJERES Y AL COLECTIVO LGTBIQ?

Es evidente que se impusieron los acuerdos con la iglesia en todos sus niveles por parte de Néstor y Cristina Kirchner. Fue sistemático el sabotaje al debate y el avance de cualquier medida en favor de la legalización del aborto, no sólo en cuanto a bloquear el proyecto de la Campaña Nacional por el derecho al aborto, sino por ejemplo en la medida en que se entregó la redacción del Código Civil a la Iglesia, se permitió que sea el clero los que determinen los contenidos de la ESI, entre tantos otros ejemplos.

5.- ¿A QUÉ CREES QUE RESPONDE QUE EN ÉSTE MOMENTO EL PRESIDENTE MAURICIO MACRI HAYA DECIDIDO PONER EN DISCUCIÓN LA LEY SOBRE LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO?

En primer lugar, a la enorme movilización popular y el creciente y manifiesto apoyo social a la legalización del aborto. El 8 M, los pañuelazos, y tantos otros ejemplos, demuestran que este reclamo llegó para quedarse. También la decisión entre las diputadas y diputados que apoyamos el proyecto de obligar a su tratamiento como sea.

Frente a la posibilidad de un triunfo independiente en este sentido, el oficialismo macrista optó por intervenir de modo de condicionar el modo, ritmos e incluso la propia aprobación de la ley. No está exento de motivaciones políticas y demagógicas de distinto orden, empezando por la crisis que atraviesa la relación con la Iglesia y el Vaticano.

En cualquier caso, tanto el tratamiento, como la aprobación que debemos empeñarnos en alcanzar, son parte de una lucha de muchos años del movimiento de mujeres, no de una concesión graciosa del macrismo.