Recortes en la Universidad Pública durante el trienio de Cambiemos

Escribe Emilio Sáenz

Durante los tres años de gobierno de Cambiemos se registra un caída real de 26,22 puntos porcentuales del presupuesto de universidades nacionales. Donde, tomando una inflación proyectada de un 31,8% para el año 2018, y tomando la propuesta paritaria que viene ofreciendo el gobierno, se observa un deterioro del salario real de los docentes universitarios de 30,94 puntos porcentuales entre 2015 y 2018, de 35,55 puntos porcentuales para los no-docentes, y de 48,01 puntos porcentuales para los investigadores del CONICET. 

Aún después de la histórica movilización nacional del día de ayer convocada por la comunidad educativa en defensa de la Universidad Pública, los voceros oficiales siguen diciendo que el presupuesto en educación no ha hecho más que crecer durante el trienio del actual gobierno. Sin embargo algunos de los números recolectados de las propias publicaciones oficiales no respaldan esas afirmaciones.

VARIACION PRECIOS universidades-01

El aumento nominal del presupuesto para las universidades públicas aumentó entre 2015 y 2016 un 144,81% contra el 171% de inflación hasta final del 2018. (La variación estimada para el año en curso  seguramente será más elevada). Con lo cual tenemos una depreciación real del presupuesto del orden del 26,22 puntos porcentuales.

El detonante del conflicto universitario en curso es la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. El 91,9% del presupuesto educativo que ejecutan las provincias y la Ciudad de Buenos Aires se destina a los salarios del personal docente y de maestranza. El restante 8,1% se dedica a infraestructura, equipamiento, servicios públicos y ayudas sociales. En las universidades nacionales se observa una situación similar, con un 90% del gasto en salarios. Esta situación, obviamente, implicaría una priorización del componente remuneratorio en menoscabo de los otros gastos. Aún así, el componente remuneratorio del personal de las universidades nacionales se halla también en total y absoluto desmedro. Observemos:

Docentes universitarios

Fuente: FEDUN e INDEC.

En 2016, el acuerdo salarial de los docentes universitarios alcanzó un incremento de un 34%, el cual, dada una inflación de 39,2% para 2016, supuso una pérdida del poder adquisitivo de 5,2 puntos porcentuales.

En 2017, el salario docente aumentó de manera pareja a la inflación, llegando incluso a recomponerse mínimamente. El aumento fue de 25,01%, mientras que la inflación registrada en 2017 fue de 24,7%; el poder adquisitivo aumentó 0,31 puntos porcentuales.

La debacle del salario real se produce en 2018, donde hasta el momento (julio 2018), se ha registrado un incremento de los salarios de los docentes universitarios de un 7,84% y una inflación de 19,55% (enero-julio). La pérdida del poder adquisitivo ha sido de 11,72pp.

Desde diciembre de 2015 hasta julio de 2017, se ha acumulado un 107,53% de inflación, mientras que el incremento del salario docente universitario en este mismo período ha sido de 80,64%. Esto es, un deterioro del salario real de 26,89 puntos. Durante el macrismo, los docentes universitarios han perdido más de un cuarto de su poder de adquisitivo.

Para que los salarios de los docentes universitarios no pierdan contra la inflación en 2018, el aumento salarial faltante que les debería corresponder es de 23,97%, alcanzando así el 31,8% proyectado, al sumarle el 7,84% que ya se aumentó. Frente a un 31,8% de inflación, el gobierno no obstante ofrece, por el momento, solamente un 10% más, lo cual supone un 15% en total para 2018 (5% en mayo, que ya se viene cobrando, 4% en agosto y 6% en octubre), al cual habría que sumarle el 2,7% aumentado en febrero a partir del pedido de reapertura de la cláusula gatillo. Es decir, 17,7% de aumento en 2018 habiendo una inflación proyectada de 31,8%. La pérdida del poder adquisitivo para los docentes universitarios en el caso de que se cumpla la proyección de inflación y se acepte la propuesta del gobierno, sería de 14 puntos en 2018.

Analizando al conjunto del período macrista, que estas expectativas inflacionarias consideradas aquí –seguramente calculadas a la baja-  la implementación de la propuesta de aumento salarial ofrecida por el gobierno, supondría que, a fines de 2018, los docentes universitarios habrían perdido 30,94 puntos porcentuales de su poder adquisitivo desde diciembre de 2015. Un deterioro de un tercio de su salario real.

No-docentes

Fuente: FATUN e INDEC.

El acuerdo salarial de 2016 incluyó una primera etapa en junio de un 15% de aumento, seguido de una segunda etapa de aumento de 8% en agosto y 8% en septiembre. Un total del treinta y un por ciento (31%). En todas la etapas el incremento sobre los básicos vigentes al 31 de diciembre de 2015. Dada una inflación de 39,2% para 2016, supuso una pérdida del poder adquisitivo de 8,2pp.

El acuerdo salarial en 2017 incluyó un incremento acumulativo del 22,14%, dividido en tres etapas: 4% desde marzo de 2017; 8% desde junio de 2017; 8,75% desde septiembre de 2017. La inflación registrada en 2017 fue de 24,7%, por lo que el poder adquisitivo de los no docentes disminuyó 2,56pp.

En 2018, los no-docentes ya han acordado paritarias, cerrando FATUN un 15% en cuatro cuotas: 3% en marzo, 3% en mayo, 5% en agosto y 4% en noviembre, todas calculadas sobre el sueldo de febrero, el cual se reajusta con un 2,66 % a cuenta de la “supuesta” pérdida del último acuerdo paritario. Con un 31,8% de inflación proyectada por el REM del BCRA, habría un deterioro del salario real de 16,8 puntos.

Desde diciembre de 2015 hasta diciembre de 2018, si se cumplen las expectativas de inflación, los no docentes habrán perdido 35,55 puntos porcentuales de su poder adquisitivo, es decir, un deterioro de más de un tercio de su salario real.

Investigadores/CONICET

Fuente: UPCN e INDEC.

En 2016, el sindicato UPCN acordó un incremento salarial del 31% que se abonó en tres tramos no acumulativos: una suba del 7% con los haberes de junio, que se incorporaría al medio aguinaldo; una suba del 10% en julio y otra del 14% en agosto. Dada una inflación de 39,2% para 2016, supuso una pérdida del poder adquisitivo de 8,2pp.

El acuerdo salarial de 2017 tuvo las siguientes características: se estipularon aumentos en junio de un 5%, julio de 5% y agosto 10%, conformando un total de 20% no acumulativo. La inflación registrada en 2017 fue de 24,7%, por lo que el poder adquisitivo de los no docentes disminuyó 4,7 puntos.

En 2018, paritaria del 15% anual, 3% julio, 6% agosto y 6% septiembre, más una suma fija de 2000 pesos incluida en dicha paritaria para el mes de junio. Sobre la cláusula gatillo de la paritaria 2017, el comunicado emitido por el directorio del Conicet, que ratificó lo prometido durante la reunión, señala que “con relación al pago de las sumas resultantes de la aplicación de la cláusula de revisión correspondiente a la paritaria 2017, se comunicará oportunamente el cronograma de pagos, una vez recibidos los recursos presupuestarios por parte del Ministerio competente”. Es decir, no hay garantías de que el pago de la cláusula de actualización de 4,8% (acordada por UPCN) vaya a realizarse efectivamente. Con un 31,8% de inflación proyectada por el REM del BCRA, habría un deterioro del salario real de 16,8 puntos.

Desde diciembre de 2015 hasta diciembre de 2018, si se cumplen las expectativas de inflación, los investigadores del CONICET habrán perdido 48,01 puntos porcentuales de su poder adquisitivo, es decir, un deterioro de casi 50 pp de su salario real.

Emilio Sáenz es investigador del ISEPCi – Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi)

Fuentes de información:

https://www.upcndigital.org

http://fatun.org.ar/wordpress/

https://fedun.com.ar

https://www.indec.gob.ar

https://www.minhacienda.gob.ar/onp/presupuestos/presupuestos