Elecciones en Bolivia el 20 de octubre pasado. Evo ya fue proclamado Presidente por un nuevo mandato con todas las reglas. Ninguna de las denuncias de supuesto fraude aportó pruebas válidas. No obstante aportamos dos notas del portal Nodal, que contienen opiniones con algunos matices diferentes.

 

Entrevista a José Luis Exeni, politólogo, e investigador en temas

de democracia y ex vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral

“Desde antes de la elección ya se había construido esta sensación de fraude”

 

El domingo 20 de octubre de 2019 se llevó a cabo en Bolivia la elección presidencial donde Evo Morales buscaba su reelección y Carlos Mesa pretendía recuperar el poder. Lo que parecía ser un recuento de votos normal se transformó cuando la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares se detuvo por más de 24 horas, causando incertidumbre en el oficialismo y la oposición. Mientras Evo Morales asumió el triunfo en primera vuelta, Carlos Mesa denunció fraude y llamó a sus seguidores a un paro indefinido. NODAL dialogó con el politólogo boliviano José Luis Exeni para conocer en profundidad cómo han sido las elecciones en Bolivia.

¿Qué pasó el domingo 20 de octubre con las elecciones en Bolivia?

El domingo 20 de octubre tuvimos una jornada altamentente participativa, pacífica y ordenada en Bolivia con una participación cercana al 90% que es muy alta y eso es muy valioso en términos de ejercicios de derecho. Toda la jornada transcurrió con normalidad incluido el proceso de escrutinio y computo de votos en las mesas de votación, el llenado de actas. Esto dio un giro en el momento en el que el Tribunal Supremo Electoral presentó resultados preliminares de la votación a través de un sistema creado para presentar resultados provisionales y de una manera inexplicable e imperdonable decidió suspender esa transmisión de resultados generando incertidumbre, sospechas y dudas sobre los propios resultados.

Desde ese momento se generaron visiones distintas sobre la elección, una elección que de hecho venía con algunos problemas de legitimidad y se anticipaba también desde la oposición esta sensación de fraude, además del anuncio que habían anticipado de que en caso de una victoria del presidente Morales iban a desconocer el resultado de la elección.

El domingo 20 de octubre de 2019 tuvo dos momentos dos momentos, el primero fue una elección pacífica, participativa, con mucho control ciudadano y de gente cuidando el voto. El momento crítico se produce cuando al conocerse los primeros resultados el candidato de la oposición Carlos Mesa se apresura a asumir que hay una segunda vuelta y también el presidente morales se apresura a asumir una victoria electoral sin esperar ninguno de los dos el resultado oficial de la votación.

¿Hubo alguna irregularidad antes, durante y después de las elecciones?

Ha habido un debate previo que viene desde el 2016 sobre la habilitación del binomio gobernante del MAS (Movimiento Al Socialismo) debido al referéndum del 21 de febrero de aquel año. El factor repostulación ha sido un tema de debate que ha marcado este proceso, también hubo debates sobre la delgada línea que existe entre la gestión pública y la campaña electoral, es decir el uso de recursos públicos para efectos de campaña electoral y la tónica de un proceso electoral llevado adelante por un Tribunal Supremo Electoral extremadamente débil con alta desconfianza de la ciudadanía y también con problemas de eficacia técnica.

Nada de ello equivale a decir que hubo un proceso de fraude o que se alteraron resultados, hay que diferenciar las dos cosas. Por supuesto hay cuestionamientos de legitimidad a la elección pero nadie ha podido demostrar hasta este momento que haya habido una decisión o una acción premeditada para alterar resultados. Peor aún es hablar de un fraude monumental como se lo plantea desde la oposición, es un criterio irresponsable el que están planteando.

Lo que queda es esperar que concluya el cómputo oficial de votos lo más rápido posible. No concluyó todavía porque las movilizaciones incendiaron siete tribunales departamentales impidiendo el desarrollo de este cómputo oficial. Habrá que esperar el cómputo oficial y en función de eso asumir un principio fundamental en democracia que significa reconocer los resultados más allá de a quién beneficia o no ese resultado.

3 – ¿Por qué denuncian fraude desde la oposición y organismos internacionales como la OEA sugieren que haya segunda vuelta?

Desde antes de la elección ya se había construido esta sensación de fraude asociada a la habilitación del binomio del MAS, al uso de recursos públicos y algunos cuestionamientos sin ninguna evidencia sobre algún problema en el padrón. Sin embargo reitero que, con conocimiento desde mi experiencia como exautoridad electoral, no existe ninguna posibilidad de alterar resultados porque todo el proceso es llevado adelante por ciudadanos. Solo los ciudadanos que son elegidos por sorteo como jurados electorales cuentan votos en Bolivia, nadie más los recuenta. Esos votos son registrados en actos públicos con mucha vigilancia y participación ciudadana y esas actas son las únicas fuentes de datos con las cuales se hace la carga en este sistema de transmisión de resultados.

No se puede hablar de fraude y parece un exceso que organismos de observación como la OEA se adelanten a esperar los resultados oficiales y planteen una segunda vuelta. Lo responsable y equilibrado es esperar los resultados oficiales y asumir el mandato constitucional en función a esos resultados.

Nicolás Retamar, de la redacción NODAL*

*https://www.nodal.am/2019/10/jose-luis-exeni-politologo-de-bolivia-desde-antes-de-la-eleccion-ya-se-habia-construido-esta-sensacion-de-fraude/